Movistar arropa a Roglic y deja en el camino a Carapaz

0
1008

Arrieros somos, y en La Covatilla nos hemos encontrado. Movistar se la ha devuelto con creces a su excorredor, que abandonó el equipo telefónico de forma abrupta e inesperada hace apenas once meses.

Y lo hizo con saña. Cobijando a su rival por el triunfo final en Madrid, justo cuando el esloveno Roglic se encontraba contra las cuerdas. «Lo que no puedo tolerar es que me engañen. Eso no es de recibo. Desconozco por qué nos tuvieron a la espera, generándonos falsas ilusiones. Es ridículo. No puedo admitir esa actitud y esa es la razón por la que rompimos profesionalmente». Fue la reflexión de Eusebio Unzué, alma máter del equipo Movistar, hace algo menos de un año tras ver cómo el ecuatoriano se iba al equipo Ineos, después de romper las avanzadas negociaciones que tenía con ellos.

Y mira tú por dónde, si Carapaz no es hoy ganador de la Vuelta es en parte por culpa de Movistar. El equipo telefónico abrigó y colaboró con Roglic justo cuando Carapaz volaba hacia la victoria de la general. El ecuatoriano le había limado 25 segundos en un kilómetro a Roglic y le quedaban dos por delante. Fue en ese momento cuando Movistar mandó a Enric Mas colaborar con el Jumbo, con la excusa de pelear por la remota posibilidad de adelantar a Dan Martin en la general.

La batalla por la victoria general se convirtió en apasionante en el Alto de la Covatilla. El número dos de la clasificación general, Richard Carapaz, tuvo la oportunidad de la victoria general, pero no pudo tomarse el tiempo suficiente sobre el líder esloveno del Team Jumbo-Visma. Si no ocurre ningún imprevisto en la etapa habitualmente ceremonial de mañana, Roglic ganará la Vuelta a España por segunda vez consecutiva.

«No ha mostrado lealtad y a mí un tío que no es leal en mi equipo no lo quiero», también señaló en el pasado el director deportivo Pablo Lastras. «Yo he dado más de lo que me había pedido el equipo. Como corredor, hice lo mejor posible y si no me valoran cada uno sacará sus conclusiones», se defendía Carapaz.

La salida del ecuatoriano dolió mucho en Movistar. Demasiado. Hay que tener en cuenta que lo firmaron en el 2016 para correr en el Lizarte, el filial telefónico, y lo mimaron y lo prepararon para ser el jefe de filas casi absoluto del equipo tras la salida de Mikel Landa. Carapaz no lo vio claro. Dio la espantada y se fue a un equipo plagado de gallitos (Bernal, Thomas, Froome…). Por eso nadie se cree ahora a Movistar. ¿Realmente solo peleaban por ser cuartos? ¿No había nada pendiente? ?Seguro?

Declaracione de Roglic

“Se volvió muy emocionante en los últimos kilómetros”, declaró Roglic posteriormente. “Sabía que sería suficiente para mantener el liderazgo general si mantenía mi propio ritmo. Al final todo encaja y sigo vistiendo la camiseta roja. Carapaz demostró que es muy fuerte. No siempre tuve todo bajo control, pero nunca tuve la sensación de perder el maillot rojo. Me mantuve concentrado e hice mis propias cosas. Eso resultó ser suficiente para mantener mi lugar en el ranking. Todo el equipo se mostró hoy. Mis compañeros han hecho un muy buen trabajo hoy, como lo han hecho a lo largo de la Vuelta. Hasta ahora, nos hemos centrado todos los días. Tenemos que mantenernos concentrados un día más y luego se acaba “.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here