Un manto de duda envuelve el inicio de la temporada ciclística.

0
4989
Froome campeón de la Vuelta Sky

Nairo Quintana enloquece a multitudes con sus entrenamientos en Colombia. Tom Dumoulin dice que no es el nuevo Miguel Induraín y que si le hubiera pasado el positivo de Froome, su equipo (Team Sunweb) lo hubiera suspendido. Y Chris Froome lucha contra la sombra de no ser sancionado.

Con este preludio comienza una nueva temporada del calendario UCI World Tour, que dará salida el próximo martes 16 de enero, con el Tour Down Under en Australia. El panorama para 2018 empieza con incertidumbre. Será un año complicado para este deporte que vuelve a estar en el ojo del huracán. Todavía no se sabe si habrá o no sanción para Froome, ganador del Tour de Francia y la Vuelta a España de 2017.

Precisamente en un control de esa última prueba, el británico dio positivo por salbutamol. Y aunque tenía un permiso especial de la UCI para utilizar dicha sustancia, sobrepasó los límites permitidos y está expuesto a que suceda con él -si la investigación lo determina- lo que acaeció con Alberto Contador en 2010, cuando dio positivo por clembuterol, y fue sancionado al finalizar el desarrollo del caso. Así Contador corrió durante dos años, ganando el Tour de Francia de 2010 y el Giro de Italia de 2011. Títulos de los que fue desposeído, tras el veredicto.

Y nadie, ni ciclistas ni los propietarios de los equipos ni los directivos de la UCI, quieren que se repita ese hecho. Los organizadores del Giro de Italia, la primera de las tres grandes pruebas que se corre en el año, cuya salida será el 4 de mayo en Jerusalén, que en principio se mostró muy satisfecha con el sí de Froome para competir en la prueba, se ha presentado muy cauta tras la noticia del positivo. Mauro Vegni, director del Giro, ha sido tajante: “No debe repetirse”.

De esa forma, el ansiado duelo Tom Dumoulin-Chris Froome, en carreteras italianas, tendría que esperar. ¿Tal vez para 2019? Sin el británico en la competencia “più bella”, el holandés tendrá que vérselas con Fabio Arú, quién se estrena con el UAE Team Emirates, de Giuseppe Saronni; y, quizá, Mikel Landa, ahora de azul celeste con el Movistar Team, si Eusebio Unzué así lo decide.

Sin poder encadenar la victoria en la tres grandes, como era su deseo (Tour, Vuelta y Giro), y sin saber si podrá tomar la salida o no en la edición 105 de la Grand Boucle, para revalidar el maillot jaune, los rivales de Froome tendrán servida una ocasión inigualable para ganar el Tour.

Uno de ellos es el colombiano Nairo Quintana, que espera revalidar laureles con el Movistar Team, luego de un 2017 en el que apostó por el doblete (Giro-Tour) y en el que las cosas no salieron como apuntaba. Quintana llegará al verano francés con 28 años, la edad de la confirmación para todo ciclista. Y de ser sancionado Froome, esta edición sería la indicada para catapultarlo al primer cajón en el podio.

De no estar el ganador de 2017, el galés Gerain Thomas asumiría los galones de líder en el equipo de Dave Brailsford. Otro que estaría al acecho será Rigoberto Urán (Education First-Drapac), segundo en la edición de 2017. Romain Bardet (AG2R La Mondiale), Thibaut Pinot (FDJ), Vincenzo Nibali (Bahrain Merida), Richie Porte (BMC) y Warren Barguil (Fortuneo-Samsic), completan el grupo de candidatos en la máxima prueba del ciclismo profesional. Donde también debutará el esprinter colombiano Fernando Gaviria (Quick Step – Floors).

Fuente:©es.sports

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here