Otra perla más para el Team Sky: Iván Ramiro Sosa

0
152

Al igual que su compatriota, el prometedor Egan Bernal (una de las revelaciones de la temporada 2018), Iván Ramiro Sosa llegaría al Sky procedente del Androni-Giocattoli italiano, en el que ha competido las dos últimas temporadas y tras brillar en 2018. En esta última temporada destacó en el Tour de los Alpes, codeándose con figuras del pelotón como Chris Froome o Thibaut Pinot (llegó a vestir el maillot de líder), además de lograr las generales del Tour de Bihor (más una etapa), de la Adriática Ionica Race (donde ganó en la cima del Passo Giau), y el Sibiu Tour. Su triunfo más importante esta temporada llegó en la Vuelta a Burgos tras ganar en las Lagunas de Neila y llevarse la general, aunque luego no cumplió con las expectativas en el Tour del Porvenir, donde finalizó sexto pese a ser el gran favorito al triunfo.

El problema de que el colombiano se decantará por este nuevo acuerdo es que podría sufrir una penalización por parte de la Unión Ciclista Internacional (UCI), en caso de que el conjunto de Estados Unidos decida demandar al refuerzo del Sky.

Si algo tienen en común las dos nuevas llegadas al Sky es su juventud, pues ambos tienen 21 años y hay una coincidencia más: Sosa recala al lado de Chris Froome procedente del equipo en el que también se formó Egan Bernal, el Androni, cuna de grandes corredores.

Sosa, que en un principio iba a recalar en el Trek-Segafredo, ha fichado por tres temporadas y ya se dice que podría estar en el Giro de Italia. Profesional desde el 2016, el ciclista de Pasca ha ganado en 2018 un buen número de etapas, desde la Vuelta al Tachira en Colombia en enero, al Cycling Tour de Bihor en junio, la Vuelta a Burgos, donde casi hizo el pleno –general, joven y montaña– o el Tour de Porvenir en agosto.

Por su parte, Jhonatan Nárvaez, campeón en ruta de Colombia en 2017, se convertirá en el primer ecuatoriano que pedaleará defendiendo los colores del Sky El de Playón de San Francisco se llevó la contrarreloj de la Adriática Ionica Race y la general de la Hammer Sportzone Limburg en 2018.

El Trek Segafredo, según el portal Cycling News, que develó que Luca Guercilena, director de la escuadra estadounidense, recibió a Iván Ramiro Sosa en Castellanza, al sur de Milán, unos días después de su gran presentación en Los Alpes. El colombiano llegó acompañado por Maurizio Fondriest, uno de los cuatro hombres que lo ayudaron a desarrollar su carrera profesional en Europa, a presentar exámenes médicos y a acordar los detalles para su fichaje. “Es un Egan Bernal, pero un año menor”, fue el pensamiento de todos.

El Trek, equipo en el que también milita otro colombiano, Járlinson Pantano, le desembolsó 120.000 euros (el 30 % del contrato a dos años) al Androni para asegurar la llegada de Sosa al final de temporada.

El agente italiano negoció por debajo de cuerda con el Sky y la escuadra británica ofreció 300 mil euros por año, 100 mil más que el Trek. El colombiano ya firmó por tres temporadas. “Alberati le pagó su primer pasaje a Europa, le abrió las puertas de su casa y lo entrenó gratis por tres años. Esto lo siente como la traición de un hijo a su padre. Todo por dinero”, dice Bianco en diálogo con El Espectador.

El italiano dijo que Iván Ramiro Sosa puede ser sancionado por la UCI, si el Trek decide demandarlo por doble firma de contrato. “Aunque no creo que vaya a pasar, pero en el mundo del ciclismo nada está escrito si un día el Sky toca otro nervio del Trek. Ese video en el que confirma su fichaje, para la ley americana, equivale como una firma de contrato. Acquadro es el perro de cacería de Brailsford (director del Sky) y manejó a un ciclista que no tenía en su poder, que no formó, endulzándole el oído. Por eso tiene el nombre que tiene”, apuntó.

De momento, Sosa se abstiene de dar declaraciones. Antonio, su padre, argumentó que “solo hubo un acuerdo verbal y nunca se firmó nada”. A nivel deportivo, el cundinamarqués integrará la escuadra más poderosa del planeta, pero no tendrá el mismo protagonismo. “En el Trek era el tercer capo, por detrás de Richie Porte y Bauke Mollema. Creo que en el Sky será el décimo ciclista”, agregó Bianco, quien asegura que el pálido final de temporada de Sosa se debió a este pleito legal. “Me dijeron que necesitaba pastillas para dormir”.

Angelini, Frondiest, Alberati y Bianco ya no quieren saber más de Iván Ramiro Sosa, solo esperan que el corredor les pague el 5 % del valor del contrato que habían arreglado con el Trek y así, a regañadientes, seguir su camino.