Carlos Barbero triunfa de nuevo en la Ciudad Romana de Clunia, López sigue líder.

0
849

El burgalés triunfa por tercera vez -segunda consecutiva- en la Ciudad Romana con un imponente sprint que eleva a 24 el casillero de Movistar Team en 2018, tres de ellas logradas por Carlos
Carlos Barbero remató este viernes un incuestionable trabajo de Movistar Team para brindar una alegría a sus compañeros azules en la cuarta etapa de la Vuelta a Burgos, sobre 165 km con final en la Ciudad Romana de Clunia. El gran ídolo local se impuso por tercera vez -tras 2015 y 2017- en los ascendentes dos kilómetros finales, tras una magnífica implicación de sus seis compañeros.

El ritmo constante de Jaime Castrillo hasta los últimos treinta kilómetros; el empuje de Rubén Fernández para establecer ritmo de caza; la protección frente al viento de Valls, Rojas u Oliveira; y un estupendo relevo en las rampas de la cota por parte de Winner Anacona, sirvieron a Barbero para llegar en cuarta posición a la recta final y remontar con aplomo y solvencia para alzar los brazos por tercera ocasión este año, tras sendas etapas en Madrid y Castilla y León.

La escuadra telefónica, que alcanza los 24 éxitos en el presente curso 2018 -tres con Carlos, que llega a los 16 en categoría profesional-, cerrará mañana su concurso en la ronda burgalesa con el mítico final en alto de las Lagunas de Neila, al que Anacona llegará en 13ª posición de la general provisional.

DECLARACIONES / Carlos Barbero:

“Era muy difícil volver a repetir. Era la rueda más vigilada. Ser favorito y ganar es todavía más complicado de lo normal. Juega la presión, tienes el pulso más acelerado, incluso te cuesta más dormir la noche de antes… hay corredores a los que tener tantos ojos encima les merma sus capacidades. De eso me intento siempre evadir un poco. Sí que sabía que no podía fallar, sobre todo después del ‘fallo’ que supuso sufrir ese pinchazo tan cerca de meta en el Castillo el martes, y la opción de hoy era ‘todo o nada’.

Mis compañeros han apostado siempre por mí, controlando desde el inicio, cuidándome frente al viento y lanzando la llegada. He tenido que arrancar un poco antes que el año pasado porque la carrera lo requería, con un ataque de Tao Geoghegan Hart que buscaba romper el sprint. He saltado a por él, lo he sobrepasado y he podido abrir hueco para llevarme este triunfo.

Ya conocía bien esta subida desde hace años pero aun así quise venir la semana pasada y volver a subirla 4 ó 5 veces para terminar de coger el ‘feeling’. Hay que hacer todo lo que está en nuestra mano y luego depende más de factores de carrera. Por fortuna, hoy ha salido todo bien, y es una victoria que pertenece a todo el equipo”.

Pese a la resistencia de Juaristi (uno de los más combativos en los compases finales), el grupeto fue neutralizado bajo la pancarta de los últimos 5 kilómetros ante el empuje de Movistar, Euskadi-Murias y otros equipos que se sumaron a la caza. Entre ellos, el Polartec-Kometa continental, esperando repetir con Moschetti.

Aún hubo tiempo para que una caída cortara el pelotón a falta de 1.500 metros. Inconveniente que no pilló desprevenido a Carlos Barbero, que esperó el momento exacto para salir tras un valiente Tao (y los italianos del Fantini) y superarles como una bala por la derecha para volver a sonreír en su llegada fetiche. El burgalés repite por segundo año seguido en Clunia.

Mañana tendrá lugar la última etapa de la Vuelta a Burgos con el decisivo final en alto de las Lagunas de Neila, de categoría especial, en una jornada montañosa de 141 kilómetros que saldrá desde Salas de los Infantes.