En caso de una sanción a Chris Froome, perdería la vuelta 2017 y lo ganado en el 2018

0
4452
Chris Froome

David Lappartient, presidente de la Unión Ciclista Internacional (UCI), admitió en el Giro que la demora en el proceso de Chris Froome le genera “mucha preocupación”: “No creo que llegue una decisión para antes del Tour. Considero que las opciones se reducen al 50%… o menos”. La pregunta de As es obligada: ¿por qué tarda tanto en producirse una sentencia? “Se trata de un caso muy complejo, con muchos abogados, muchos intereses, mucha documentación y mucho dinero de por medio. Tomaremos la decisión lo antes posible, pero no existe ningún margen de tiempo. El procedimiento se alargará (van ocho meses): nuestras dudas deberán ser contestadas y sus estudios tendrán que ser valorados. En las dos partes disponemos de representantes legales poderosos y todo resulta más complicado que de costumbre”.

La UCI está con el bufete Levy Kaufmann-Kohler, de Ginebra. Froome, con Mike Morgan Sports Law, el despacho londinense de Mike Morgan, quien ya trabajó para Maria Sharapova y Alberto Contador. El letrado ha encargado informes científicos tendentes a justificar el porqué de una tasa de salbutamol tan alta. El Tribunal Antidopaje de la UCI, independiente del organismo desde 2015 (la potestad para sancionar recaía anteriormente en las Federaciones Nacionales), se encarga de conducir la vista.

Bajo las reglas de este Tribunal, un solo juez escucha cada caso. A Chris Froome le ha correspondido el alemán Ulrich Haas, quien condenó a Alejandro Valverde y Contador en el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS). Hay otros cuatro árbitros en nómina: Emily Wisnosky (Estados Unidos); Helle Qvortrup Bachmann (Dinamarca); Andreas Zagklis (Grecia); y Julien Zylberstein (Francia). El mediador llama al corredor y a los distintos especialistas para que proporcionen las pruebas y asistan a una audiencia.

En el momento en que se dicte un hipotético castigo, Chris Froome perderá automáticamente la Vuelta de 2017, cita en la que dio el positivo por salbutamol, y según el artículo 10.8 del Código de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) también se anularían su bronce mundialista de crono y sus tres victorias de 2018: en el Zoncolan, en Bardonecchia y en el Giro. El británico apelaría al TAS si le suspenden, igual que la UCI y la AMA si fuera exonerado. Así que hasta la fecha sólo existe provisionalidad y un proceso abierto. Aunque en el Sky se muestran totalmente confiados en que a Froome no le quitarán el palmarés y en que participará en el Tour, como afirmó su director, Nicolas Portal: “Chris estará en la salida”. Al contrario que el Giro, que pagó un fijo por su presencia, el Tour no le quiere. La huida hacia adelante del Sky contrasta con el discurso de sus inicios: “No toleramos el dopaje y lucharemos por evitar sospechas y mala praxis”.

La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) estipula un límite de 1.000 nanogramos por mililitro. Su orina registró 2.000. La Unión Ciclista Internacional (UCI) le notificó el resultado adverso el 20 de septiembre, y aun así compitió ese día y alcanzó el bronce en la crono de los Mundiales de Bergen.

¿Por qué corrió entonces y durante el presente 2018, hasta imponerse en el Zoncolan, en Bardonecchia y en la general del Giro? Porque las reglas antidopaje lo permiten: el Código de la AMA describe el salbutamol como una sustancia específica, que no conlleva suspensión temporal, y para la que establece topes de consumo por tratarse de un medicamento usado comúnmente en las exenciones. Como la que Froome tiene para el asma.

Quizás quieras leer también

http://campeonesygregarios.com/2018/05/cayo-nieve-en-cervinia-y-froome-es-virtual-campeon-de-su-tercera-grande-en-10-meses/

 

Fuente: AS